jueves, 18 de agosto de 2011

Mi visión de la JMJ

Se abre el telón y aparece... una visita millonaria.
Estoy muy preocupado por la juventud que he visto estos días. Las calles de las ciudades españolas han estado invadidas (y doy fe de ello, nunca mejor dicho) en los últimos días por jóvenes venidos de todo el mundo en peregrinación a Madrid para celebrar hoy la Jornada Mundial de la Juventud 2011, que contará con la visita del papa Benedicto XVI.
Todos habéis leído (y seguramente compartido) las quejas ante la financiación del evento. Es muchísimo dinero, sí, pero no me parece mal que el Gobierno financie este tipo de actos, igual que se financia el Orgullo Gay o el Rock in Rio. Pero se han pasado, sí.
Pero no estoy preocupado por eso realmente, sino por los jóvenes que asisten. Se que es un viaje que resulta muy barato para todo el contenido cultural que ponen al alcance de su mano. Pasar toda la semana en pensión completa y con entradas a los museos, monumentos y misas vale 210€. Unos campamentos, vaya. Quiero pensar, de verdad, que es esto lo que ha animado a los jóvenes. No estoy en contra de la religión, y quienes me leéis lo sabéis. Respeto la fe y a los cristianos (aunque la mayoría de ellos no me respeten a mi), pero no entiendo esta movilización masiva para ver al Papa, líder de una empresa capitalista encubierta de religión. ¿De verdad esos jóvenes no se dan cuenta de que estar hoy en Madrid no es lo que debería hacer el Papa?, ¿de verdad no ven que gastar tantos millones de euros en este acto no es lo que debería hacer la Iglesia?
Eso es lo que me preocupa, que a esos miles de jóvenes pueda no preocuparles nada y que la Iglesia haya cegado su fe.

3 comentarios:

TAQUI dijo...

Bueno yo me indigno con estos temas, tu ya sabes...
Lo que es realmente preocupante son declaraciones como las del arzobispo de Granada que quedan impunes. El gasto de dinero mientras en Somalia se está padeciendo la peor hambruna de la história...

Pero mientras haya tal cantidad de gente que le ría las gracias a un líder como este y sus seguidores se limiten a ir de campamentos, con la guitarrita y los pañuelitos... Bueno, bueno, me freno que sino...

No entiendo yo mucho de fe y religión, pero si esto es lo que venden, no lo quiero para mi.

Un besazo

Virgos dijo...

Opino como tú. La Iglesia perdío todo su sentido hace tiempo. Ha sido cómplice de asesinatos, represiones y muertes. (El mismo Ratzinger fue nazi. Le tengo una mania increíble).
Y al igual me aterra ver la cantidad de gente que puede llegar a ser manipulada, sin criterio propio y por una entidad que dice pregonar la fe y el amor al prójimo, me rio.
En lo que discrepo es en que de ninguna manera deberían financiar esto. Para algo estamos en un estado aconfesional. Y no es lo mismo el Orgullo Gay, o el Rock in Rio, además, en ninguna de los dos bajan el precio de transporte y ponen todas las facilidades del mundo. Al igual que no se pagan cena caras y caprichos a cuatro pederestas encubiertos

Fran dijo...

Gracias por comentar, chicos!
Pero Virgos, el Gobierno (aconfesional o no) tiene el derecho de organizar eventos para todos los gustos y de todos los tipos. Me parece bien que paguen festivales de música, festivales católicos y budistas, si fuera el caso... A mi lo que no me parece bien es que sea tanto dinero.