miércoles, 14 de septiembre de 2011

Los padres: esos manipuladores involuntarios.

Se abre el telón y aparecen... los padres. 
Si yo os pregunto a alguno de vosotros que cuales son los mejores padres del mundo estoy seguro de que todos diréis que los vuestros, ¿me equivoco? Pero obviamente no todos pueden ser los mejores, técnicamente hablando solo podría haber unos.
Para mi los míos también son los mejores, quiero dejarlo claro, pero creo que todos nos hemos visto en parte influidos por la superioridad que suponen para nosotros a la hora de pensar así. Nos educan para que no les llevemos la contraria, para que los respetemos y no les menospreciemos (cosas que me parecen perfectas), pero  creo que es todo eso lo que lleva a pensar así de nuestros padres.
Influye también, obviamente, que convivimos con ellos durante muchos años de nuestras vidas y que solemos mantener el contacto habitual con ellos cuando se vive bajo distintos techos, lo que podríamos catalogar bajo "el roce hace el cariño", ¿no?
Creo que, y esta es mi conclusión, los padres nos moldean para que los queramos, independientemente de que luego se lo ganen a pulso. Tenemos el ejemplo de los niños adoptados, que acaban sintiendo lo mismo que un biológico por sus padres, o los hijos que se llevan mal con sus progenitores que muchas veces se contienen (y otras no, también sea dicho) "simplemente" por el hecho de que sean sus padres.
Está mal visto socialmente que desprecies o menosprecies a tus padres y creo que es porque la gran parte de la sociedad, y por consiguiente, los creadores de la opinión pública, son padres.

P.D: Os quiero, M. y A. Gracias por todo.

2 comentarios:

TAQUI dijo...

Pero aunque los padres nos moldeen y se les deba respetar, no por eso llevan siempre la razón y lo hacen todo correcto.

Cuando te das cuenta de eso, a veces, se te cae un pilar muy grande a los pies y cuesta levantarse. Así que creo que cada cúal debe forjarse su personalida, su propio camino, que ni los padres pueden asegurar cúal es el correcto o el mejor!!

Un besazo

Sandra Herrero dijo...

A los padres hay que tenerles respeto ante todo, son ellos los que durante años (o toda su vida) van a estar pendientes de nosotros, de que estemos bien.
Tambien pienso que muchas de las opiniones que tenemos o cosas que hacemos es porque estamos acostumbrados a verlo así en casa.